Blogia
Capitalismo Liberal

España vista por los corresponsales extranjeros

Periodista Digital

Así nos ven. Son dieciocho corresponsales extranjeros que viven en España y comentan cómo, a lo largo de los años, han visto nuestro país, con sus virtudes y defectos. En esta primera entrega, vemos una imagen de España burocrática, casamentera, nacionalista y con una devoción por el fútbol por encima de lo normal. Y, cómo no, también hablan de nuestros medios de comunicación.

Como decía Sting en ’English man in New York’, a veces venir de fuera hace sentir un poco ’alien’. Dieciocho corresponsales cuentan en "Vaya país", editado por Aguilar, cómo ven nuestro España a través de sus vivencias y de su contacto, más o menos chocante, con nuestras costumbres.

Edward Owen, del The Times, Sunday Times y Daily Express (Reino Unido), habla también del periodismo español que, según dice, "tiende cada vez más a imitar lo malo del periodismo sensaciOnalista británico", del que critica la cantidad de prejuicios acerca de los españoles:

"Al empezar a escribir en el Daily Express y su todavía más amarillista ’mozo de cuadras’, The Star, descubrí que los prejuicios y tópicos británicos sobre España eran abundantes en la prensa (...) hoteles a medio construir, camareros lascivos y ladrones, atracos violentos en las carreteras, coroneles grotescos organizando golpes de Estado, agua no potable, tapas con salmolenosis, aeropuertos peligrosos, ladrones ingleses huidos de la justicia, gibraltareños asediados y crueldad con los animales (...) estaban a la orden del día".

DESCONOCIMIENTO DE IDIOMAS

Reiner Wandler, que trabaja para el Tageszeitung alemán, ironiza sobre el desconocimiento de otras lenguas, que asegura "se ostenta con un extraño orgullo":

"Parece lo normal y deseable. Así, hasta los que hablan inglés parecen encontrar cierto gusto en pronunciar mal las palabras, para no destacar demasiado".

Y habla, también, de lo poco que leemos aunque nos gusta aparentar lo contrario:

"Después de la tarde familiar de domingo, uno llega a casa (...) aún con varios kilogramos de papel de periódico debajo del brazo. Pero aunque se vendan millones de ejemplares cada domingo, se lee poco."(...)

"Uno de los mejores lugares para estudiar los hábitos de lectura periódica es el puente aéreo Madrid-Barcelona. Todos trajeados, los viajeros entran con su maletín, su ordenador y dos periódicos. El de cabecera, mayoritariamente El País -el resto trae ABC- y, además, uno deportivo (...) Toman asiento y empiezan a leer... el periódico deportivo. El otro, el generalista, desaparece con el maletín. Es al aterrizar el avión cuando reaparece. Entonces, esconden el diario deportivo entre sus papeles de trabajo y sacan el otro. Con su ejemplar de El País y ABC bajo el brazo, ponen cara de importantes y salen disparados en busca de taxis".

RADIO COMO ’MÁQUINA DE OPINIÓN’

Pero justifica la actitud: "la información política es más bien cosa de la radio. Horas y horas de tertulias informan y, sobre todo, forman la conciencia política (...) como en los diarios, también aquí hay dos opciones: la radio ’progre’ y la radio ’facha’. Expertos autoproclamados explican lo que hay que pensar. Reinan los tópicos, y mucho. (...) El poder que tienen estas máquinas de opinión es tremendo".

Henk Boom, corresponsal holandés de dos diarios económicos, habla de eso de generar opinión metiendo el dedo en la llaga: "nunca en mi vida como periodista y corresponsal, ni en países iberoamericanos, ni en España recibí una llamada del Gobierno dictándome lo que éste quería leer en mis crónicas". Se refiere, cómo no, a los atentados del 11M. Y lo hace de forma muy dura:

"Angel Acebes deformaba los datos que recibía y los hacía llegar sesgadamente a la ciudadanía, induciéndola a pensar que había sido ETA (...) Ahora bien, Aznar, ex presidente de un Gobierno inveraz e interesado (...) descalificó las informaciones difundidas entre los días 11 y 14 de marzo hasta el punto de querer dar la impresión de que los periodistas somos los responsables de todo lo que ocurrió en aquellos días. Pero, presidente, ¡el periodismo no es culpable, es la política, estúpido! ¡Su política!".

LA INEXPLICABLE PACIENCIA ESPAÑOLA

La francesa Martine Silber , corresponsal de Le Monde, ironiza sobre la "inexplicable paciencia de los españoles". Le pasó cuando le pidieron que contara "la cólera de los pescadores" cuando naufragó el Prestige, lo cual -asegura- "produjo una carcajada general":

"Los pescadores de Galicia sentían de todo, salvo cólera. Se sentían fatalistas, deprimidos, desesperados, pero no coléricos".

Actitud que vio repetida cuando grandes nevadas colapsaron las carreteras de todo el país y desde Francia, TV5 mostraba la ira de los camioneros "levantando el puño, furiosos, protestaban violentamente". No obstante, la televisión en España dejaban ver otra realidad:

"Mostraban a los camioneros españoles jugando a las cartas, hablando con sus familias por los teléfonos móviles, relajados y sonrientes. ’Todo va bien. Estamos entre amigos, jugamos a las cartas. Y, de todas formas, ¿qué le vamos a hacer?".

En otro registro, sobre temas más generales, recomienda Edward Owen no enviar "jamás" un ramo de flores a una chica española "con una madre ambiciosa":

"Había enviado un ramo de flores al despacho de Carmen para agradecerle su asistencia profesional sin imaginar que su madre iba a verlo. Sin embargo, parece ser que ese pequeño gesto era el equivalente a una propuesta de matrimonio. Apenas unas horas después, me vi sentado en el bar de un hotel elegante donde el tío de Carmen, a quien me presentó la orgullosa madre, quiso sonsacarme en cuestión de minutos la historia completa de mi vida".

BUROCRACIA Y NACIONALISMOS

Irónico también es Jurki Palo, free-lance de origen finlandés que trabaja para la televisión Yle: "Son verdaderamente inolvidables los primeros ocho meses en este país sin conseguir documentos, sin poder empadronarme ni poder abrir una cuenta corriente", dice hablando de la burocracia española. Comenta que mucho hubiera ahorrado si hubiera utilizado una gestoría:

"Las gestorías son un fenómeno muy español, y por algo será (...) Estoy seguro de que en España la burocracia tiene hasta su propia Virgen, con toda razón. La pobrecita estará sobrecargada".

Otro aspecto muy español (por irónico que resulte calificarlo como tal) es el nacionalismo: algo con lo que la alemana Barbara Schwarzwälder se encontró de bruces en la Universidad Autónoma de Barcelona al matricularse de Lengua Catalana:

"El primer día de clase, la profesora, joven y muy seria, repartió una encuesta entre los estudiantes con una pregunta sorprendente: ’¿Has viajado alguna vez a España?’ (...) Ciertamente, era un planteamiento difícil de contestar sin errar: marcaras ’sí’ o marcaras ’no’, reconocías que no te encontrabas en España".

También de Cataluña habla el holandés Gerrit Jan Hoek, que trabaja para el Telegraaf y para Canal+ de Holanda y Bélgica , con un capítulo titulado "Sobre el Salvador, fútbol e integración". Y habla del que identifica como un Mesías para muchos catalanes: el también holandés Johan Cruyff. Del mismo modo habla de por qué el Barça es "más que un club":

"El Camp Nou era, en cierto sentido, un gueto que se abría solamente una vez cada quince días, cuando el Barça jugaba ’en casa’. Pero, para los catalanes, era un oasis libertario, donde se podían expresar en su propio idioma, sin ser reprimidos por políticos de Madrid o por la policía".

Hoek se confiesa escéptico sobre su "integración", y tiene dudas que "han aumentado considerablemente en estos últimos años en Cataluña", refiriéndose a sus dudas sobre "el proyecto catalán actual"

Discusión en el foro

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres