Blogia
Capitalismo Liberal

ANTICAPITALISMO FRANCÉS

Los últimos del capitalismo

Es un hecho que a los franceses, mayoritariamente, no les gusta la economía de mercado. En el país del lujo, de las grandes marcas de ropa y joyas, donde más restaurantes cargados de estrellas hay por metro cuadrado, el capitalismo está mal visto. En un sondeo de la Universidad de Michigan realizado en 20 países acerca de la percepción de si el sistema de libre empresa y de economía de mercado es el mejor para el futuro, Francia ocupa el último lugar. Un 36% de sus ciudadanos cree que sí, mientras el 50% se pronuncia en contra. Sólo en Francia son mayoría quienes no creen en la economía de mercado. Los chinos son los más entusiastas defensores del capitalismo (74% a favor y 20% en contra). Los españoles ocupan la 11ª posición (63% a favor y 28% en contra).

Otra encuesta del German Marshall Fund también señala a la sociedad francesa como la más reacia a la mundialización de la economía, acusada de todos los males del país por un 74% de los encuestados. Un sentimiento, según el sociólogo François Dubet, especialmente presente entre quienes se consideran los "perdedores de la historia", tanto en los sectores tradicionales en recesión como en el seno del Estado, "que piensa que su posición central se está erosionando".


Comentario jocoso:

La noticia que enlazo también habla del CPE, pero me ha parecido interesante este dato.

Sólo un 36% de los franceses confía en el capitalismo como sistema. Es un dato a tener en cuenta.

Pero el problema es que en realidad no hay otra alternativa seria al capitalismo, pues la planificación centralizada ha demostrado ser un verdadero desastre.

¿Cuál es el problema del capitalismo? El capitalismo puede dar dar muy buenos resultados, pero evidentemente si a una economía de mercado se la afixia mediante trabas estatales y sindicales, tenemos una verdadera bomba de relojería.

Es natural que la sociedad francesa rechace el mercado, teniendo en cuenta que para un joven trabajador no cualificado la tasa de paro se eleva al 40%. Pero en mi opinión la culpa no es del mercado si no más bien de la propia sociedad francesa que se empeña en decretar salarios mínimos de 1300 euros, contratos con altas indemnizaciones y unos impuestos altísimos.

Si luego las cosas no pintan como estaba planificado, parece que la culpa es del mercado. Pero es que el mercado no puede actuar si no se le deja, y entonces es cuando aparece el paro masivo y la temporalidad.

Los franceses deberían ser un poco más conscientes porque quemando coches, rompiendo escaparates y haciendo huelgas masivas no van a solucionar ningún problema, más bien al contrario.

Seguir debate en el foro:

Seguir el debate en el foro.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres